jueves, 30 de agosto de 2007

Ecologistas en Acción de Plasencia denuncia incumplimiento de la ley de caza en cotos deportivos

La asociación Ecologistas en Acción-Plasencia, ha presentado denuncias ante los organismos competentes, para que se proceda a la investigación y si se evidencia se sancione correspondientemente a los responsables de posibles incumplimientos de la Ley de Caza en sociedades deportivas de caza que según las evidencias estarían vendiendo piezas de caza abatidas en coto deportivo, pese a estar prohibido en el artículo 19 de la ley de caza de Extremadura.

Montería en coto deportivo de Jaraicejo, se pueden apreciar animales abatidos y camión para recogida de su carne

La sociedad deportiva “El Corcho” con sede en la localidad de Jaraicejo, es más que probable que lleve realizando la venta de sus piezas cinegéticas abatidas en monterías al menos desde el año 2002, infringiendo sistemáticamente el marco regulador anteriormente citado, por ello han presentado denuncia adjuntando pruebas documentales de las que disponen y pidiendo se investiguen los hechos.

Esta ilegalidad, para los ecologistas y según denuncias que han recibido, ocurre en otros cotos y sociedades deportivas caza de Extremadura. Incluso en el propio Parque Natural de Monfragüe, es más que probable que se haya estado dando este hecho, en las distintas monterías que a lo largo del año se realizan,añadiendo un gesto más al ya de por sí desagradable de cazar en zona del Parque.

Para los ecologistas, una manera de que la Administración Autonómica, máxima responsable de la vigilancia de las actividades de caza, fuera más eficaz en estas, podría consistir en incrementar el número de agentes del medio natural para la inspección y certificación del destino final de las carnes.

Tras la montería en coto deportivo de Jaraicejo a la izquierda de la foto se aprecia uno de los ciervos matados y el camión de la sala de despiece

1 comentario:

Antonio González dijo...

¿No eran cotos sociales sin ánimo de lucro?. Me consta que en algunos se puede incluso pagar para ir a cazar, por ejemplo a los perreros de la rehalas.
Respecto a las de Monfragüe se de buena tinta que se vendio la carne matada, bueno en realidad es que los organizadores tienen carnicerías, como es lo habitual, además se vendieron los puestos que es algo muy grave e indica el grado de corrupción a que se llega.